Garry Davis

Si el hombre tiene una adicción a la violencia, ¿no sería hora de encontrar una contra-adicción para luchar contra esta propensión del hombre a destruir a sus semejantes?

¿Encontrar una contra-adicción a la violencia? ¡una FALOPA! ¡una Utopía!

Quizás... pero algunos han dedicado sus vidas a ello.

¿Han oído hablar de GARRY DAVIS?

Garry Davis, (1921 - 2013) soldado americano de la Segunda Guerra Mundial, participó en el bombardeo de Royan el 5 de enero de 1945 que destruyó la ciudad y mató a 442 civiles (44 soldados alemanes fueron asesinados). Tras este bombardeo, se convirtió en pacifista y renunció a su ciudadanía. Apátrida, hace setenta años, el 25 de mayo de 1948, Garry Davis se declaró ciudadano del mundo, al interrumpir una sesión de la Asamblea General de la ONU y defendió el principio de un gobierno único para un mundo único. En 1948, creó el movimiento "Ciudadanos del Mundo", que aún existe.

Para reforzar su mensaje, renunció a su ciudadanía de los Estados Unidos y devolvió su pasaporte. Sus acciones aparecieron en los titulares de todo el mundo y fueron seguidas por un gran movimiento popular mundial... Hoy en dia no no se escucha nada de su historia.

Personalidades como Albert Camus, Jean-Paul Sartre, André Breton, e incluso Albert Einstein, apoyaron su movimiento.

Podemos prescindir de la comunidad?

Nosotros en castellano es el pronombre personal que significa ‘yo + tú + otros’, mientras que al mismo tiempo puede significar ‘yo + otro(s), pero no tú’. 

  
(foto: interesante, continua...)

Pero el nosotros, en castellano, también puede referirse a una comunidad, a una sociedad o incluso a la humanidad en su conjunto.  Prescindir de la comunión adquiere entonces un significado completamente diferente, menos individual que sociológico. Es como preguntar, ¿puede una sociedad prescindir de la religión? Si la palabra se entiende en su sentido occidental y restringido, como la creencia en un Dios personal y creativo, entonces la cuestión se resuelve históricamente, una sociedad puede prescindir de la religión. El confucianismo, el taoísmo y el budismo lo han demostrado durante mucho tiempo,
 
inspirando sociedades inmensas,
civilizaciones admirables,
entre las más antiguas de las que aún viven hoy en día, 
entre las más refinadas, 
 incluso espiritualmente, y que no reconocen a tal Dios.

Por otro lado, si tomamos la palabra "religión" en su sentido amplio o etnológico, la cuestión sigue abierta. La historia, hasta donde sabemos, no ha conocido una sociedad que haya estado completamente desprovista de ella. El siglo XX no es una excepción. El nazismo afirmaba ser Dios (Gott mit uns). En cuanto a los ejemplos de la URSS, de Albania o de la China comunista, no son concluyentes, por decir lo menos, y no están totalmente desprovistos de un componente mesiánico o idólatra ( "religión de la historia"). Puesto que duraron demasiado poco tiempo para constituir realmente una civilización, e incluso -afortunadamente- para destruir completamente las civilizaciones que los habían visto nacer, tenemos que admitir que no conocemos una gran civilización

sin mitos,
sin ritos,
sin sacralidad,
sin creencias en ciertas fuerzas invisibles o sobrenaturales,

en pocas palabras sin religión, en el sentido amplio o etnológico del término

¿Debemos concluir que siempre será así?

Sería ir demasiado lejos, o demasiado rápido, es una cuestión de espiritualidad, así como de precios de mercado de valores, los resultados pasados no prejuzgan los resultados futuros. Sin embargo, tiendo a pensar que en varios siglos, digamos en el año 3000, siempre habrá religiones, y siempre ateos. ¿En qué proporciones? Quién sabe Eso no es lo más importante. La etimología, sea cual sea en este caso dudosa, o quizás porque lo es, puede ayudarnos a hacerlo.
 
¿Cuál es el origen, común a la mayoría de las lenguas occidentales, de la palabra "religión"?

Hay dos respuestas que compiten en la historia de las ideas, que la lingüística moderna, que yo sepa, ha logrado separar. Ninguno de ellos está seguro. Ambos son esclarecedores. Y la vacilación entre uno y otro lo es aún más. El más frecuentemente avanzado me parece el más dudoso. Varios autores, de Lactancia o Tertuliano, creen que la religión latina (de la que por supuesto proviene la "religión") proviene del verbo religare, que significaba "conectar" La hipótesis, que a menudo se presenta como evidencia, conduce a una cierta concepción del hecho religioso religión, se dice entonces, eso es lo que conecta. Esto no prueba que el único vínculo social posible sea la creencia en Dios. La historia, no vuelvo sobre esto, ha demostrado lo contrario; sin embargo, ninguna sociedad puede prescindir de un vínculo o de un aglutinante. Por lo tanto, si se supone que algún vínculo es religioso, como sugiere esta etimología, ninguna sociedad puede prescindir de la religión, que debe ser demostrada. Pero esto es menos una demostración que una tautología.
(si las dos palabras "religión" y "vínculo" son sinónimos) o un sofisma (si no lo son). Una etimología, aunque probada, no prueba nada (¿por qué tendría razón la lengua?), y ésta, en este caso, es dudosa. Sobre todo, presuponer que cualquier vínculo es religioso es vaciar el concepto de religión de cualquier significado razonablemente preciso y operativo.
El interés también nos conecta, especialmente en una sociedad comercial, no es una razón para hacerla sagrada, ni para hacer del mercado una religión; es verdad, en los diferentes monoteísmos, que las personas están conectadas entre sí (horizontalmente, si se puede decir así), porque todas tienen el sentimiento de estar conectadas con Dios (verticalmente). Es como la urdimbre y la trama de la tela religiosa. La comunidad de los creyentes - el pueblo elegido, la Iglesia o la Ummah - es tanto más fuerte cuanto que este doble vínculo es más fuerte. Pero, ¿cuál es su contenido real para las ciencias humanas? Sólo puede ser un fenómeno humano, a la vez psicológico, histórico y social. Lo que conecta a los creyentes entre sí, desde el punto de vista de un observador externo, no es Dios, cuya existencia es dudosa, sino que parten de la misma fe. Según Durkheim y la mayoría de los sociólogos, éste es el verdadero contenido de la religión, o su función principal: promover la cohesión social mediante el fortalecimiento de la comunión de las conciencias y la adhesión a las reglas del grupo. El miedo al gendarme o a lo que podamos decir no es suficiente. La convergencia de intereses no es suficiente. Ambos son inconsistentes (no siempre hay testigos, y los intereses se oponen al menos tan a menudo como convergen). Necesitamos otra cosa: una cohesión más profunda, más esencial, más duradera, porque más interior o más interiorizada, eso es lo que yo llamo comunión. ¿Cómo podría una empresa prescindir de ella? Sería renunciar a hacer un vínculo, a hacer una comunidad, y por lo tanto a sí mismo. Porque es la comunión la que hace comunidad, mucho más que lo contrario, no es porque haya una comunidad ya constituida que hay comunión; es más bien porque hay comunión que hay comunidad, y no un simple conglomerado de individuos yuxtapuestos o en competencia. Un pueblo es más y mejor que una horda. Una sociedad, más y mejor que una multitud.

Queda entonces la cuestión de qué es la comunión. Esta es mi definición: Comunicar es compartir sin dividir. Esto parece paradójico.  Como se trata de bienes materiales, de hecho, esto es imposible. No podemos comulgar en un pastel, por ejemplo, porque la única manera de compartirlo es dividirlo. Cuanto más numerosos sean, más pequeñas serán las partes de cada uno de ustedes, y si uno de ustedes tiene más, los demás tendrán menos. En una familia o en un grupo de amigos, por otra parte, los huéspedes pueden compartir el placer de comer juntos un pastel muy bueno, todos comparten el mismo placer, pero sin tener que dividirlo. Si comemos este pastel con cinco o seis personas, el placer no se reduce de ninguna manera en comparación con el placer de comerlo solo. Por el contrario, más bien aumenta el placer de cada persona, entre amigos, es como si se duplicara por el placer de todos. Las barrigas, por supuesto, tendrán una parte más pequeña. Pero los espíritus, un mayor placer, una mayor alegría, incrementada, paradójicamente, por el compartir. Por eso hablamos de comunión de mentes, porque sólo la mente puede compartir sin dividir. Lo mismo se aplica, mutatis mutandis, a nivel de una sociedad o de un Estado. No comunicamos en el presupuesto nacional, al menos desde el punto de vista contable si asignamos más recursos a la agricultura, habrá menos para la educación o la industria; si damos más a los desempleados, habrá menos para los empleados o pensionistas, etc. Por otra parte, en una sociedad democrática y cohesionada, como debe ser, podemos estar en comunión en el amor a nuestro país, a la justicia, a la libertad, clave de la solidaridad, en resumen, a una serie de valores comunes, que dan sentido a este presupuesto y lo convierten en algo más que una cuestión de relaciones de poder, de presión o de aritmética. Y que cada uno de estos valores sea compartido por un gran número de individuos, como es obvio que es deseable, no disminuye su importancia para todos. Al contrario! Cada individuo está más apegado a ella porque sabe que otros, que son parte de la misma comunidad que él, también están apegados a ella. El sentido de pertenencia y la cohesión van de la mano. Esto se llama cultura o civilización. Una comunión de mentes -histórica y socialmente determinada- a escala de uno o más pueblos. Si no, no habría gente. Sólo habría individuos. No habría una sociedad de otra manera. Sólo habría multitudes y luchas de poder. Un pueblo es una comunidad. Esto presupone que los individuos que lo componen se comunican en algo. Esta comunión puede ser siempre desigual y relativa, siempre conflictiva (la civilización no es un río largo y tranquilo), siempre frágil y temporal (ninguna civilización es inmortal), pero no es menos necesaria, o más bien lo es. Ninguna sociedad, sin ella, podría desarrollarse o incluso sobrevivir. La ley no puede hacerlo todo. La represión no puede hacerlo todo. No vamos a poner a un policía detrás de cada individuo... Además, si ese fuera el caso, ¿quién pondría "nosotros detrás de los policías"? La democracia es una gran cosa. El orden público es una gran cosa. Pero ninguno de los dos reemplaza a la comunión que implican. No hay sociedad sin vínculo ni sociedad sin comunión. Esto no prueba que cualquier comunión, y por lo tanto cualquier sociedad, requiere creer en un Dios personal y creativo, o incluso en fuerzas trascendentes o sobrenaturales. ¿En algo sagrado? Es una cuestión de definición. Si entendemos por sagrado lo que tiene que ver con lo sobrenatural o lo divino, nos remite al caso anterior, y no hay nada que impida a una sociedad moderna prescindir de él. Una elección es mejor que una coronación; el progreso es mejor que un sacramento o un sacrificio (en el sentido de que un animal o un ser humano fue sacrificado en muchas civilizaciones antiguas para apaciguar los poderes invisibles). Agamenón, para obtener un viento favorable de los dioses, hizo que su hija Ifigeo le cortara el cuello. ¿Qué más, en nuestra opinión, es un crimen unido a la superstición?
La historia ha pasado por esto, y eso es bueno. Los científicos han pasado por esto. Un grigri, para nosotros, es más una cuestión de superstición que de espiritualidad; un holocausto, más de horror que de religión. Por otra parte, si por sagrado entendemos lo que tiene valor absoluto, o que parece tenerlo, lo que se impone incondicionalmente, lo que no puede ser violado sin sacrilegio o deshonor (en el sentido de la santidad de la persona humana, el deber sagrado de defender la patria o la justicia, etc.), es probable que ninguna sociedad pueda prescindir de ello de manera duradera. Lo sagrado, tomado en este sentido, es lo que a veces puede justificar sacrificarse por él. Ya no es lo sagrado del sacerdote (que sacrifica a los demás), sino del héroe (que se sacrifica a sí mismo) o de la gente buena (que puede estar dispuesta a hacerlo). Digamos que es la dimensión de la verticalidad, de la absolutez o de la exigencia (según las palabras que queremos usar) de la especie humana, una dimensión que nos hace -gracias a la civilización- algo más y más que animales. Por supuesto, esto es positivo. Pero esto no requiere ninguna metafísica en particular, ni ninguna fe estrictamente religiosa. La humanidad, la libertad o la justicia no son entidades sobrenaturales. Por lo tanto, un ateo puede respetarlos -incluso sacrificarse por ellos- de la misma manera que un creyente. Un ideal no es un Dios. Una moraleja no hace una religión.

Concluyamos sobre este punto. Ninguna sociedad puede prescindir de la comunión, pero (a menos que la religión esté definida por la comunión, lo que haría inútil una de estas dos palabras) cualquier comunión no es religiosa, se puede comulgar en otra cosa que no sea lo divino o lo sagrado. Es sobre todo lo recíproco lo que me importa: una sociedad puede prescindir ciertamente de Dios(es), y quizás de la religión; nadie puede prescindir de la comunión a largo plazo.

El estoicismo Jedi

El estoicismo Jedi


Yoda Foto: Lucasfilm/Disney

Libertad, razón y La Fuerza

Una de las múltiples corrientes filosóficas que se formó durante el denominado periodo helenístico fue el estoicismo; suyo máximo representante es Zenón de Citio. Dicha ideología profesaba que la única forma de alcanzar la libertad verdadera es mediante el uso de la razón y el alejamiento de los impulsos; con lo cual llegaríamos a un estado de ataraxia, imperturbabilidad del alma.

Si queremos encontrar un referente en el mundo de la ficción, nada mejor que la Orden de los Caballeros Jedi. Si prestamos atención en las precuelas de Star Wars; los principios básicos del lado luminoso de la Fuerza señalan la (casi) eliminación de todos las posibles distracciones externas y pasionales del humano, lo que incluye, entre otras cosas, amar a una persona; pues esto sería una distracción para las funciones del caballero.



Un Jedi se debe de guiar únicamente por la razón, no importando nada más, sentimientos, de cualquier tipo, nublan el pensamiento lógico, por ello lo primero que tiene que aprender un usuario de la Fuerza es el desapego para encontrar un estado de equilibrio y paz interna; la ataraxia.

El dejarse llevar por los agentes más allá de la propio disernimiento racional, hace que se caiga en el lado obscuro, en la pasión absoluta; la búsqueda de un poder total por encima de los intereses y bienestar del otro. Todo en pos de un beneficio propio egoísta.



Sin embargo, estas son dos posiciones extremas acerca de la naturaleza humana; como el mismo estoicismo pareciera proponer. Por un lado, Yoda y todo el consejo ven en las pasiones humanas el origen de todo el mal, sin excepción (la duda lleva al miedo, el miedo al odio, el odio al sufrimiento, el sufrimiento al Lado Obscuro); así, en lugar de tratar de lidiar con las mismas, se pretende eliminarlas de tajo.

Por otra parte, Darth Sidious, ve en esa prohibición sentimental algo que no permite que una persona llegue a la libertad absoluta; los tacha de ignorantes porque se niegan a reconocer un aspecto importante de la vida. Claro que lo que él propone, más allá de una exploración de todo el espectro pasional, es el libertinaje total que pasa por encima de las libertades individuales. Ambos aspectos de la Fuerza parece que proponen un sometimiento del otro, más allá de un reconocimiento; de ahí se puede explicar un poco la duda de Anakin y que pueda ser manipulado tan fácilmente por los otros (dígase, Jedi o Sith).



Curiosamente, quien llega a estar en un verdadero equilibrio y que parece haber alcanzado esa imperturbabilidad del alma es ni más, ni menos, que Luke Skywalker. El joven jamás se ve viciado por ninguno de los aspectos, de hecho, experimenta los dos: es pasional y muchas veces se deja llevar por sus impulsos; pero también actúa como un agente racional, lo cual le da un mejor entendimiento de lo que sucede en su entorno. Es un Sith y un Jedi al mismo tiempo, sin extremos maniqueos de alguno de los eternos bandos en pugna; en otras palabras, es un ser completo.

¿El estoicismo es malo? No en realidad, de hecho pregona algo que le falta mucho a los humanos, el control de los impulsos; pero tampoco podemos negar que es extremo y la presión de este no puede ser sostenido por cualquiera, de ahí que siempre se esté en peligro de caer en el “Lado Obscuro”.


fuente: https://www.sdpnoticias.com/geek/2015/12/16/el-estoicismo-jedi

Deseo

El deseo es una tensión hacia un objeto que falta. Es la experiencia de una carencia, de una insuficiencia, lo que nos empuja a buscar un objeto considerado como fuente de satisfacción.

Dominio de los sentimientos = dominio de los afectos El sujeto es pasivo ante las sensaciones. El sentimiento es el efecto de las sensaciones sobre el sujeto, en su interior. Es una sensación de segundo grado. Pasión, emoción, deseo: La pasión se refiere a un deseo exclusivo de tal manera que la mente se enfoca en un objeto para excluir a los demás. A diferencia de la emoción, la pasión es duradera y dura en el tiempo sin perder su intensidad. La emoción es algo efímero.

Perturba la razón y la inhibe por un tiempo. La pasión todavía puede pensar, la razón todavía tiene una acción. A menudo asimilamos el deseo y la voluntad. Es verdad que el deseo es una fuente de movimiento y por lo tanto de voluntad. Deseo sinónimo de vida, carácter de productor de acciones. Parece estar asociado con la libertad. Los límites impuestos al deseo son vividos como límites a la libertad. Parece ser la condición del placer que viene con la satisfacción de una carencia.

Hay por lo tanto una oleada de felicidad que parece ser la satisfacción de mis deseos, de manera duradera. El deseo siempre se renueva, parece insaciable. Por lo tanto, la felicidad es inaccesible. Hay, entonces, una pasividad en el deseo, algo que no es de elección propia que ocurre sin una decisión. Es infinita por la extensión de los objetos posibles y por su incesante renacimiento de modo que la felicidad nunca es realmente accesible (=> decepción, desilusión.

Podemos distinguir entre necesidad y deseo. Ambos son la experiencia de una carencia. La necesidad es necesaria, no podemos prescindir de ella mientras que el deseo no lo es. La necesidad es necesaria para la vida (por ejemplo, comer), está determinada y puede ser satisfecha. El deseo es que lo superfluo sobreviva. Es indeterminado, indefinido y parece insatisfactorio a largo plazo. Tiende a su propio fin, pero su satisfacción parece llevar a la desgracia del sujeto, al aburrimiento.

Existe una ambigüedad del deseo entre actividad y pasividad, entre felicidad y sufrimiento, entre libertad y alienación. Para el hombre, la realización de su vida es difícil: no basta con satisfacer sus necesidades vitales por sí solo. ¿Cómo lograr una vida libre y feliz? ¿Cómo tratar con un deseo? ¿Debemos buscar satisfacer el deseo y la pasión? ¿Deberíamos intentar controlarlos o eliminarlos? ¿Es el deseo sólo negativo o positivo?

La milagrosa dieta de la cerveza para bajar hasta 5 kilos en un mes

Consiste en beber un vaso de medio litro al día, preferentemente a 0ºC. Se debe complementar con una dieta normal, sin abusar de grasas ni carbohidratos.


Los milagros existen. Después de que se hiciera popular la dieta del vino, ahora se ha dado a conocer una que consiste en tomar de forma regular cerveza, y lo mejor, bien helada.

Múltiples estudios publicados recientemente han confirmado que beber cerveza es bueno para la salud, no solo ayuda a prevenir enfermedades del corazón por ser una fuente de minerales, vitaminas, fibra, potasio y magnesio, si no que también ayuda a retrasar el envejecimiento y darle brillo al pelo.





Como si eso no fuera poco, ahora también aseguran que ayuda a perder peso. No es un secreto que cada vez que tomas cerveza inevitablemente tienes que ir a baño en cuestión de unos minutos. Esto se debe a sus propiedad diuréticas, las cuales ayudan a perder peso si hay retención de líquidos, pero además esta dieta promete perder kilos quemando calorías.

Para cumplir con la promesa de bajar hasta 5 kilos en un mes, se debe consumir a diario un vaso de 500 ml de cerveza bien fría. Mientras que el resto del día se recomienda una alimentación normal sin abusar de grasas o carbohidratos.

La dieta funciona por las leyes de termodinámica en donde se plantea que 500 ml de cerveza a 0ºC cada día implica un gasto de calorías. Más fácil, quemas calorías al elevar la temperatura de la cerveza al de nuestra temperatura corporal, recoge Cultura Colectiva.

De todas maneras, ante todas estas nuevas dietas que prometen bajar de peso consumiendo lo que más te gusta, es recomendable consultar a tu nutricionista.

Ladrones de energía: estos son los alimentos que te hacen sentir cansado


Si sientes un agotamiento físico y mental sin explicación, puede que la dieta que llevas no sea la mejor.


Hay alimentos que aunque muy sabrosos, son verdaderos ladrones de energía. Y que en vez de hacernos sentir dinámicos y activos, terminan por hacernos bostezar y darnos sueño. Por eso, si sientes un agotamiento físico y mental sin explicación, puede que no lleves la dieta correcta.

Uno de los principales enemigos para nuestra energía es el azúcar blanco. Muchas veces lo que convierte un alimento en ladrón de energía es el proceso por el que ha pasado. Los procesos de refinado y sus altas temperaturas quitan muchos nutrientes, pero sustituirlos por su formato natural o integral hará el efecto contrario, es decir, ganar energía.

El exceso de comida basura y comida precocinada, así como comer de forma irregular y con horarios descontrolados, provoca subidas bruscas de la glucosa en sangre. Una secreción también brusca de insulina puede producir bajones de ánimo, irritabilidad, mareos, nerviosismo, dificultad de concentración y sensación de cansancio y falta de energía.

Comer alimentos cargados de grasas saturadas y con demasiados aditivos químicos también altera el organismo provocando cansancio, ya que son difíciles de digerir. Y generalmente proporcionan menos energía que la que requieren para ser procesados, por esta razón pueden causar sensaciones de pesadez y fatiga inmediatamente después de comerlos, recoge La Vanguardia.

Abusar de la cafeína implica sumar nerviosismo y restar energía. Un exceso de estimulantes químicos, además de aumentar nuestro cansancio, también provoca ciertas pérdidas de minerales como el calcio, el zinc y el magnesio. Tras tomar una bebida energética nos podemos sentir más despiertos, pero es por el azúcar. Una lata contiene alrededor de 13 cucharadas, cifra que supera la cantidad diaria recomendada por la OMS.

Si no bebemos la cantidad de agua suficiente podemos sentirnos deshidratados y muy cansados. Uno de los primeros síntomas de la deshidratación es el dolor de cabeza y la dificultad para concentrarse.

Schadenfreude

No es muy admirable, pero como estamos entre nosotros, podemos decirlo: no basta con ser felices, lo que importa es que los demás sean infelices. Freud lo llamó "Schadenfreude" - la alegría malvada...
Obviamente yo no les deseo eso, y desde aqui #felizviernes

Y cuando no estás ahí

Y cuando no estás ahí

Sueño que duermo - Sueño que sueño

Te busco más allá de la espera

Más allá de mí mismo

Y ya no lo sé, tanto que te quiero.

¿Cuál de los dos está desaparecido?


Paul Éluard.


Por encima de la arena del desierto se despliegan las luces que corren a través del cielo, y que son captadas por los telescopios de gigantescos observatorios.
A través de la vasta extensión del espacio.
A través de la de nuestro pasado más lejano.
Mucho antes de que nuestro Sol naciera.

Los gigantescos observatorios del altiplano del norte de Chile. A cinco mil metros sobre el nivel del mar. En el desierto de Atacama.

Nuestro planeta húmedo, nuestro planeta azul, visto desde el cielo, sólo tiene una mancha de color en su superficie marrón, un lugar sin el más mínimo grado de humedad.
Es el inmenso desierto de Atacama, envuelto en polvo de estrellas.
Científicos de todo el mundo han construido aquí los telescopios más grandes del mundo. Ciencia se ha enamorado del cielo chileno.

Es un extracto de una de las películas más bellas y conmovedoras que he visto, una película de Patricio Guzmán - Nostalgia de la luz.

Se trata de descubrir el origen de la humanidad, dice Gaspar Galaz, uno de los astrónomos chilenos que trabajo en el Observatorio Cerro Tololo - en el altiplano del Desierto de Atacama.
Se trata de descubrir el origen de la humanidad, el origen de nuestro planeta, el origen de nuestro sistema solar. De dónde venimos. Esta es una pregunta esencial...

Visualmente impresionante, la película Nostalgia de la luz logra capturar la desolación del desierto y la  belleza de la Vía Láctea que recorre el cielo chileno, escribe Salman Hameed en el diario Ciencia.
La sensación de fuga, proporcionada por las vastas escalas astronómicas de tiempo, y el conocimiento de que todos tenemos que estar hechos de polvo de estrellas. Un ensayo poético centrado en la experiencia humana, y la perspectiva más amplia que aporta la ciencia.

La nostalgia de la luz no es sólo la obra maestra de Patricio Guzmán, escribe Jacques Mandelbaum en el periódico Le Monde. Es uno de los ensayos cinematográficos más bellos que hemos visto desde hace mucho tiempo.
Una cumbre de poesía.

En el desierto de Atacama, no sólo hay astrónomos, que levantan la vista y cuestionan el cielo sobre nuestros orígenes.
También ha habido, durante décadas, arqueólogos que miran hacia abajo y cuestionan los suelos sobre nuestra historia.

La extrema sequedad del desierto ha permitido la conservación de las huellas dejadas por los antiguos Civilizaciones amerindias que datan del período precolombino. Espléndidas pinturas y grabados precolombinos en las rocas, y cuerpos momificados, con sus y sus armas, en la tierra seca y agrietada y en la arena. Las momias pintadas en ocre rojo, del pueblo Chinchorro, en el extremo norte de Chile, y en el sur del país. Perú, algunos de los cuales se cree que datan de hace siete mil años, son probablemente los más antiguos del mundo.
Más antiguas que las momias egipcias de los faraones.

Y en el desierto de Atacama, como en el de Nazca, en el sur del Perú, hay geoglifos, estos grandes dibujos hechos colocando piedras en el suelo, o por el contrario, quitando las piedras la tierra, y descubriendo la gris y blanca tierra que cubren. El más grande es El Gigante de Atacama, en las faldas del Cerro Unida. Un inmenso dibujo, de casi ochenta metros de largo, que representa una figura humana con un rostro felino, y que dataría del final del primer milenio de nuestra era. Hay más de veinte otros geoglifos en la ladera de esta montaña, y más de cuatrocientos, no muy lejos de allí, en las faldas del Cerro Pintados.

La nostalgia de la luz es una meditación sobre el tiempo y la memoria, escribe Salman Hameed.

Nostalgia.

Cuanto más tiempo hemos dejado atrás, dice Milan Kundera, más irresistible es la voz que nos invita a volver.

La casa donde cada uno de nosotros nació; el camino redescubierto donde los pasos perdidos han quedado grabados de la infancia; Ulises que vuelve a ver su isla después de años de vagabundeo; el retorno, el retorno, la gran la magia del retorno.

El regreso, en griego, se llama nostos. Algos significa sufrimiento.

La nostalgia (nostos – algos) es, por tanto, el sufrimiento causado por el deseo insatisfecho de regresar. […]


Añoranza, dicen los españoles; saudade, dicen los portugueses. Los checos, además de la palabra nostálgica tomada del griego, tienen para esta noción su propio sustantivo, "stesk", y su propio verbo ; la más conmovedora frase de amor checa : stýská se mi en tobě : Te deseo  No puedo soportar el dolor de tu ausencia. En castellano, la añoranza proviene del verbo añorar (tener nostalgia) que proviene del enyorar catalán, derivado de la palabra latina ignorare (ignorar). Bajo esta luz etimológica, la nostalgia aparece como el sufrimiento de la ignorancia. Estás lejos, y no sé en qué te has convertido.

Estás muy lejos.
La nostalgia de la luz habla de este sufrimiento.

"Ojalá los telescopios no miraran sólo al cielo", le dijo una mujer a Patricio Guzmán, Me gustaría que los telescopios miraran a través de la Tierra, para poder encontrarlos. Durante más de treinta años, día tras día, a la sombra de los gigantescos observatorios, las mujeres han estado caminando
en las placas de tierra agrietadas y las arenas del desierto y cavar el suelo, buscando los restos de sus seres queridos desaparecidos.

Y cuando no estás cerca

Sueño que duermo - Sueño que sueño

Te busco más allá de la espera

Más allá de mí mismo

Y ya no lo sé, tanto que te quiero.

¿Cuál de los dos está desaparecido?


Aquellos que tienen memoria pueden vivir en el frágil tiempo presente, dice Patricio Guzmán. Aquellos que no tengo memoria, no viven en ninguna parte.

A finales del verano.
11 de septiembre.
Hace treinta y nueve años.
11 de septiembre de 1973.

El ejército derrocó al régimen democrático de Salvador Allende, y Augusto Pinochet instaló la dictadura militar en Chile. La dictadura duró dieciocho años.
Más de tres mil opositores políticos serán asesinados.
Treinta y cinco mil serán torturados.
Un millón de chilenos se exiliarán, entre ellos el cineasta Patricio Guzmán, quien se ha establecido en París, como el cineasta Raul Ruiz, que murió en 2011. Entre las ochocientas prisiones secretas de la dictadura, hay campos construidos en el desierto de Atacama.

Y desde finales de los 80, los arqueólogos han estado enseñando a las mujeres de Calama, cómo reconocer, a partir de la disposición de guijarros y granos de arena en el suelo, los lugares donde los cuerpos que están buscando podrían ser enterrados.

Lo que se perdió, de Michael Ondaatje

 

Lo que se perdió.

El poema del amor interior

Los niveles más profundos de uno mismo

Los paisajes de la vida cotidiana

las fechas en que se abandonaron ciertos principios.

El arte de pintar tus ojos.

Los gestos de los amantes.

Los límites de la traición.

Nueve movimientos de dedos y ojos

para señalar emociones esenciales.

Canciones que se elevaban - del amor - en el aire.


La principal causa de muerte - fueron las "ejecuciones extrajudiciales"

Nuestros arqueólogos cavaron el suelo hacia los cuerpos perdidos.

Enterrado es un poema que evoca a los desaparecidos de las masacres de la guerra civil en la Sri Lanka natal de Michael Ondaatje. En Sri Lanka, como en Chile, como en muchas otras partes del mundo, son los arqueólogos quienes ayudan a encontrar a los desaparecidos. Excavando en el pasado. Que ayudan a la memoria a hacer su duelo.

Esa es la palabra de Toukârâm, dice Quignard.
He sufrido de los terribles males.
No sé qué más me depara mi pasado.
El tiempo que tarda la memoria en volver a la luz. En esa noche que envuelve a los seres queridos de las víctimas en silencio.

El dolor del regreso.
El dolor del regreso de un mundo que ha desaparecido para siempre.

Nostalgia de la luz.

En 2008, dice Patricio Guzmán, los astrónomos confirman la existencia de un agujero negro, en el centro de nuestra galaxia, en el centro de la Vía Láctea.
Un agujero negro que cruza el cielo cada noche sobre el desierto de Atacama.

La sociedad entiende mejor a los astrónomos en su búsqueda del pasado, dice Gaspar Galaz, la sociedad entiende mejor a los astrónomos en su búsqueda del pasado que a estas mujeres en busca de un pasado que no pueden encontrar, en busca de lo que queda de sus seres queridos.
Y sin embargo, los astrónomos no perturbamos nuestro sueño en nuestra búsqueda. Podemos dormir en paz, cada noche dedicados a observar el pasado.

Lautaro Núñez es un arqueólogo que ha seguido, durante décadas, los rastros de antiguas civilizaciones que atravesaron el desierto de Atacama.
Hoy en día, ayuda a las mujeres a encontrar a sus desaparecidos. Dice que la memoria de nuestra historia reciente, trágica y dolorosa, está mucho más escondida, mucho más lenta de emerger a la luz, que la memoria de nuestra historia antigua.

Los hechos más oscuros de nuestros pueblos, dijo el poeta chileno Pablo Neruda
Los hechos más oscuros de nuestros pueblos deben ser puestos a la luz


En Nostalgia de la luz, escribe Allison Abbott en la revista Nature, también está Luis, que pasó años en uno de los campos de concentración del desierto, donde otro preso político le enseñó astronomía. Hoy, mirar las estrellas le ayuda a no olvidar este período de su vida.
Ahí está Miguel, un arquitecto, que sobrevivió a cinco de estos campos.
Los sacó de la memoria cuando volvió a ser libre, para que nadie pudiera negar su existencia. Hacia el final de la dictadura, los soldados de Pinochet cavaron fosas comunes en el desierto y arrojaron cuerpos al mar.

La película acompaña a dos de las viudas, Victoria y Violeta, que hablan de manera conmovedora de su búsqueda interminable.

Y luego está Valentina. Cuyos padres están entre los desaparecidos.

Valentina fue criada de niña por sus abuelos. Dice que le dieron la fuerza y el deseo de seguir adelante, de escribir su propia historia, no sólo bajo el signo del sufrimiento, sino también bajo el signo de la alegría.
También le enseñaron a observar el cielo nocturno.
Y se convirtió en astrónoma.

Comprender el universo infinito, dice Valentina, me ha permitido encontrar una forma de serenidad.
Me digo a mí misma que todo es parte de un ciclo que no comenzó conmigo, ni terminará conmigo, ni con mis padres, ni con mis hijos.
Todos somos parte de una corriente, de una energía, de una materia que renace constantemente en otras formas. Este es el caso de las estrellas, de la muerte de las estrellas, de las que nacen otras estrellas, otros planetas - una nueva vida.
Cuando pienso en esto, pienso que lo que les pasó a mis padres, y su ausencia, toma otra dimensión. Otro significado.
Y libérame un poco de este gran sufrimiento, porque me digo que nada termina nunca, todo continúa siempre.

Patricio Guzmán necesitó cuarenta años de memoria viva y sufrimiento íntimo para llegar a esta obra de serenidad cósmica, inteligencia luminosa y sensibilidad para partir piedras.
A ese nivel, la película se convierte en algo más que una película, una canción estelar para los muertos, una lección de vida.

Tengo sed de volver, dice el poeta chino Dài Wàngshū


Tengo sed de volver

A ese cielo - a ese cielo despejado.

Allí puedo dormir tranquilo - allí puedo vivir y desaparecer

Cuán silenciosamente se ríe y llora

Un niño en el vientre de su madre.


Como seria el mundo si siguieramos los consejos de Esopo????

Esopo, (siglo VI a.C. fechas imprecisas) era un esclavo frigio (Frigia es ahora Turquía) jorobado, tartamudo y cojo. Generalmente se le atribuye la invención de la fábula como género literario.

Cierta vez, para probar las cualidades de su esclavo, el mercader ordenó:

Toma, Esopo. Aquí está este saco de monedas. Corre al mercado y compra los mejores ingredientes para un banquete. ¡La mejor comida del mundo!

Poco tiempo después, Esopo volvió del mercado y colocó sobre la mesa un plato cubierto por un fino paño de lino. El mercader levantó el paño y se sorprendió:

-¡Ah!, ¿lengua? Nada como una buena lengua que los pastores griegos saben preparar muy bien. Pero ¿por qué escogiste exactamente a la lengua como la mejor comida del mundo?

El esclavo, con la mirada baja, explicó su preferencia:

-¿Qué hay mejor que la lengua, señor? La lengua nos une a todos, cuando hablamos. Sin la lengua no podríamos entendernos.

La lengua es la llave, el órgano de la verdad y la razón. Gracias a la lengua se construyen ciudades, gracias a la lengua podemos expresar nuestro amor. La lengua es el órgano del cariño, de la ternura, del amor, de la comprensión. Es la lengua que torna eternos los versos de los poetas, las ideas de los grandes escritores. Con la lengua se enseña, se persuade, se instruye, se reza, se explica, se canta, se describe, se elogia, se demuestra, se afirma. Con la lengua decimos "madre" y "querida" y "Dios". Con la lengua decimos "sí", con la lengua decimos "!yo te amo!" ¿Puede haber algo mejor que la lengua señor?

El mercader se levantó entusiasmado:

!Muy bien. Esopo! Realmente me has traído lo mejor que hay. Toma ahora este otro saco de monedas.

Anda de nuevo al mercado y trae lo que haya de peor, pues quiero ver tu sabiduría.

Después de algún tiempo, el esclavo Esopo volvió del mercado trayendo un plato cubierto por un paño. El mercader lo recibió con una sonrisa:

-Hummm......ya, sé lo que hay de mejor. Veamos ahora lo que hay de peor...

El mercader descubrió el plato y quedó indignado: .

¿Quéee?! ¿Lengua? ¿Lengua otra vez? ¿Lengua? ¿No dijiste que la lengua era lo mejor que había? ¿Quieres ser azotado?

Esopo bajó la mirada y respondió:

-La lengua, señor, es lo peor que hay en el mundo. Es la fuente de todas las intrigas, el inicio de todos los procesos, la madre de todas las discusiones.

Es la lengua la que separa a la humanidad, que divide a los pueblos. Es la lengua la que usan los malos políticos cuando quieren engañar con sus falsas promesas.

Es la lengua la que usan los pícaros cuando quieren estafar. La lengua es el órgano de la mentira, de la discordia, de los malos entendidos, de las guerras, de la explotación.

Es la lengua la que miente, la que esconde, que engaña, que explota, que blasfema, que insulta, que se acobarda, que mendiga, que provoca, que destruye, que calumnia, que vende, que seduce, que corrompe.

Con la lengua decimos "muere" y "canalla" y "demonio". Con la lengua decimos "no". Con la lengua decimos "¡yo te odio!"

Ahí está, señor, por qué la lengua es la mejor y la peor de todas las cosas!

****

¿Y tú? ¿Cómo usas tu lengua? Procura hablar menos y pensar más.

Leviathan

De donde viene el modelo de obediencia?, fundador de la politica moderna?

 Del Leviatán que es la figura de la estado moderno
Este enorme hombre mecanico que es el Leviathan contiene en su interior a todos los individuos (ciudadanos) que han entrado al Estado renunciado a su voluntad, Hobbes dice que es para mantener la paz. 

Pero por que? si en una sociedad arcaica todo es amor y paz, el Eden, Adan y Eva y todo eso...

Eso fue hace tiempo, ahora somos 7.500 millones de personas, digame si hay recursos cerca de usted, si hay plazas, si hay alquien que pueda sanarle en caso de enfermedad.
El paradigma actual dice que fuera del Estado, fuera de la autoridad del Estado solo existe la pesadilla del estado de la naturaleza donde todo el mundo tiene derecho a todos los bienes, y en donde se asiste a un desencadenamiento de pasiones absolutamente mortal.
Para que todo esto sea posible tenemos al Lider: jefe politico que es capaz de desplazar masas de individuos (sin reprimirla), haciendoles hacer cosas que no serian capaces de hacer espontaneamente, pero que las hacen siguiendolo voluntariamente.

Mundos invisibles

Mundos invisibles

El Universo visible es sólo la apariencia transitoria de un estado del Universo invisible.

Camille Flammarion.

Cuando ningún rastro ni vestigio es visible. ¿Podemos, desde lo invisible, traer a la luz los fragmentos de mundos desaparecidos? De manera contra intuitiva excluyendo huellas petrificadas, o fósiles, sino que de unos pocos gramos de tierra o hielo sobre lo que el ojo desnudo no podría distinguir nada en particular.

Elegir un lugar. Cavar bajo la superficie. Tener cuidado de no permitir que el polvo de las capas más superficiales -polvo de un pasado más reciente- penetre en la tierra o en la capa de hielo -el trozo del pasado-. Datar la edad del suelo. Recolectar fragmentos muy pequeños de tierra o hielo.

Y ver como se dibujan, animales, plantas, prados y bosques que hace tiempo que desaparecieron.
De lo invisible. De lo que es al mismo tiempo más universal, más singular y más microscópico como fósil identificable en todos los seres vivos. Cuando éste permaneció intacto. De una molécula de unas pocas mil millonésimas de metro, unas pocas millonésimas de milímetro, unos pocos nanómetros de espesor. Del ADN.

¿Cuánto tiempo puede permanecer intacta una porción de ADN en el suelo, escapar a la destrucción y permanecer descifrable?

La recogida, el aislamiento y el análisis del ADN fósil plantean problemas importantes. El ADN fósil debe primero ser amplificado, copiado en millones de copias, para que su análisis sea posible. A menudo está parcialmente degradado. Y el riesgo esencial es la contaminación de las muestras viejas por rastros de ADN menos antiguo o actual, durante su extracción y durante todas las etapas de su amplificación. Entre los pioneros de esta extraordinaria aventura reciente, que ha permitido el surgimiento, la reconstrucción y el análisis del ADN fósil y, por lo tanto, la reconstrucción de secciones enteras de un pasado desaparecido, se encuentra Svante Paböö, que trabaja en el Instituto Max Planck de Alemania. Con sus colaboradores, aisló y analizó ADN fósil de huesos fósiles humanos del tiempo prehistórico -el descubrimiento y análisis de fósiles invisibles dentro de un fósil visible- y publicó, en 2010, el primer análisis de ADN extraído de los huesos de un ser humano neandertal. Y este estudio causó una gran sorpresa, al revelar la presencia, en el ADN de una gran parte de la población humana actual, de uno a cuatro por ciento de las secuencias cuyo origen es característico del ADN neandertal.

Esto sugiere que las poblaciones de Neandertal y Cromañón tenían descendientes comunes, en una época entre ochenta mil y cuarenta y cinco mil años atrás, probablemente en el Medio Oriente, donde las dos poblaciones coexistían entonces. Sugiriendo que los hombres y mujeres del Neandertal no son sólo nuestros primos, sino también, en parte, nuestros antepasados.
Entre los pioneros de esta extraordinaria aventura que ha llevado a la aparición, reconstrucción y análisis del ADN fósil se encuentran Alan Cooper, de Oxford, y Eske Willerslev, del Museo de Historia Natural de Copenhague. Eske Willerslev y sus colaboradores han aislado y analizado ADN antiguo de huesos fósiles prehistóricos de humanos y animales, pero también de lo invisible - de unos pocos gramos de tierra o hielo tomados de las profundidades del suelo.

En 2003, Willerslev, Cooper y otros investigadores publicaron los resultados de un análisis de fósiles invisibles que datan de hace trescientos mil a cuatrocientos mil años. En Siberia, extrajeron pequeños trocitos de dos gramos de tierra congelada perforando en el permafrost, el suelo permanentemente congelado que todavía cubre una quinta parte de la superficie de la Tierra y que puede extenderse varios cientos de metros por debajo de la superficie. Y en estos sedimentos congelados, que datan de hace trescientos mil a cuatrocientos mil años, descubrieron ADN de plantas que pertenecen a veintiocho familias diferentes -árboles, pastos y musgos-, la mayoría de cuyos descendientes todavía viven en la región, pero la mitad de cuya secuencia de ADN ha cambiado. Y en estos sedimentos congelados, también descubrieron ADN de muchos animales que vagaron por el área hace trescientos mil a cuatrocientos mil años - mamuts, bisontes, renos, vacunos.

Así, al menos una parte de la fauna y la flora de la época puede reconstruirse a partir de los microfósiles invisibles -nanofósiles- de ADN que han pasado a través del tiempo, conservados, en el suelo congelado del permafrost siberiano. En 2012, Willerslev y sus colegas publican otro análisis de ADN fósil. Este ADN, descubierto en sedimentos de varios lagos de Noruega, es de origen mucho más reciente. Data de hace diecisiete mil años y veintidós mil años - la última edad de hielo que nuestro planeta ha conocido.
Varios trabajos sugieren que esta última era glacial -que comenzó hace cuarenta y cinco mil años y terminó hace novecientos quinientos años- ha provocado la desaparición de todos los árboles del norte de Escandinavia y la migración hacia el este y hacia el sur. Este trabajo indicó que los árboles no habrían comenzado a colonizar el norte de Escandinavia de nuevo hasta que el hielo se derritiera hace nueve mil quinientos años.

Pero el estudio de Willerslev sugiere que en el norte de Escandinavia, durante este período de intensa glaciación hace diecisiete mil y veintidós mil años, los bosques boreales de coníferas, pinos y abetos persistieron en pequeños refugios libres de hielo.
La comparación entre este ADN fósil y el ADN de los pinos y abetos actuales nos permite intentar reconstruir estos movimientos forestales. Su lenta migración a regiones más cálidas y, al mismo tiempo, su retirada a estos refugios, en medio del hielo, en Noruega. Luego su persistencia en estos refugios, durante el período de glaciación. Y después, la recolonización de la tierra que se volvió hospitalaria de nuevo, durante el período de derretimiento y retirada del hielo.

Las semillas de los árboles salen de los lugares habitados por sus padres. Y a la escala de siglos, miles de años, decenas de miles de años, los bosques han respondido a variaciones climáticas extremas contrayéndose y expandiéndose. Pasando de generación en generación.

Los bosques, que nos parecen inmóviles, pasean por la Tierra.

En noviembre de 2011, Willerslev y más de cincuenta investigadores de muchos países publicaron los resultados de un gigantesco estudio sobre las migraciones, expansiones, contracciones y extinciones poblacionales, en los últimos cuarenta mil años, de varias especies de grandes mamíferos herbívoros en Norteamérica y Eurasia. Habían seguido las huellas de mamuts, rinocerontes lanudos, bisontes, renos y caballos a través de los continentes. Y a través del tiempo. De sus huesos fósiles y ADN fósil que datan datados en cuarenta mil años, treinta mil años, veinte mil años y seis mil años.

La pregunta que los investigadores habían hecho era esta. ¿Las migraciones de estos animales, los incrementos y disminuciones locales y globales de sus poblaciones, y las extinciones, se han debido a las variaciones climáticas, o al contacto de estos animales con las poblaciones humanas?

Y la respuesta parece compleja.

Para algunas especies -el rinoceronte lanoso y el buey almizclero euroasiático- el cambio climático parece suficiente para explicar su extinción. Para otras especies, como el bisonte estepario euroasiático, parece que tanto las presiones climáticas como la caza humana han causado su extinción.

Restos invisibles de mundos desaparecidos. Dentro de la tierra,
Sedimentos congelados,
permafrost,
dentro de fósiles de animales.
Y en las profundidades del hielo.

En 2007, Willerslev y unos 30 investigadores de muchos países publicaron los resultados de su búsqueda de fósiles invisibles de ADN en las profundidades de la enorme capa de hielo del sur de Groenlandia.

Utilizando las muestras de hielo, el proyecto de investigación Núcleo De Hielo de Groenlandia está revelando la presencia de ADN en el hielo a dos mil metros por debajo de la superficie, para su análisis y amplificación. Y hacen que un bosque fantasma emerja del hielo.

Hace ochocientos mil a cuatrocientos cincuenta mil años, en los suelos de las altiplanos a mil metros de altitud, que hoy son cubiertos por más de dos mil metros de hielo, había un bosque boreal. Un bosque compuesto de diferentes árboles - tejos, pinos, abetos, muchas especies de hierbas. Escarabajos y mariposas.

Un bosque muy diferente a los de Groenlandia hoy en día.
Un bosque cuyos rastros invisibles habían estado inactivos durante mucho tiempo, preservados en el hielo.
El diez por ciento de la superficie de la Tierra está ahora cubierta de glaciares y gruesas capas de hielo.
¿Cuántos otros archivos invisibles de mundo vivo perdido quedan por descubrir en estas bibliotecas congeladas?

Más cerca de nosotros.
En un tiempo mucho más reciente.
Entre los vestigios que han llegado hasta nosotros, están las realizaciones de las culturas de nuestros antepasados, que llamamos prehistóricos.

En el sitio de Manis, en el estado de Washington, en el noroeste de Estados Unidos, el esqueleto fósil de un mastodonte, un proboscidiano ya extinto, uno de los primos gigantes más lejanos de los elefantes actuales, fue descubierto a finales de la década de 1970 en los sedimentos de una pequeña laguna que data de antes del final de la última era glacial. Y las primeras mediciones de radiocarbono del fósil del mastodonte estiman su edad en catorce mil años. Se haya incrustada en una de las costillas del mastodonte, una punta ósea que parece provenir de un proyectil de fabricación humana. Un arma. Pero la edad del fósil, la naturaleza de la punta y su origen serán objeto de debate durante casi cuarenta años.

En octubre de 2011, un equipo de investigadores estadounidenses, en colaboración con Willerslev, publica los resultados de un análisis en profundidad del fósil de mastodonte y la punta ósea incrustada en su cosilla. El fósil del mastodonte, y la punta del hueso plantada en lo que es probablemente su decimocuarta costilla, datan de hace trece mil ochocientos años. La punta de hueso, de tres centímetros y medio de largo, penetró dos centímetros y medio en la costilla, y la parte superior de la punta se rompió después de entrar.

El análisis de ADN de la punta del hueso indica que se tiene por origen un hueso de mastodonte.

Así, las poblaciones humanas que habían cruzado el estrecho de Bering y que ya estaban presentes en América del Norte hace casi catorce mil años, comenzaron cazando mastodontes con proyectiles que fabricaban a partir de los huesos mismos de los mastodontes que mataban.

Tal vez pintamos sobre nuestra propia piel, con ocre y carbón, mucho antes de pintar sobre la piedra, dice la poetisa y novelista canadiense Anne Michaels, hace cuarenta mil años dejamos huellas de manos pintadas en las paredes de las cuevas de Lascaux, Ardenas, Chauvet.

El pigmento negro utilizado para pintar animales en Lascaux estaba hecho de dióxido de manganeso y cuarzo, y casi la mitad de la mezcla era fosfato de calcio. El fosfato de calcio se produce calentando el hueso a 400 grados centígrados y moliéndolo. Hicimos nuestras pinturas con los huesos de los animales que pintamos.

Ninguna imagen, dice Anne Michels, Ninguna imagen olvida este origen.
Hicimos nuestras pinturas con huesos de animales que pintamos.
Hicimos nuestras armas con huesos de animales que cazamos.

Las armas de piedra encontradas en la zona son un poco más recientes, datan de hace menos de trece mil años. Y así fue desde el mundo viviente que les rodeaba que la gente de esta región dibujó las primeras herramientas que les permitieron comenzar a dominarlo.


Encontrar lo perdido.
A partir de sus huellas visibles y sus huellas invisibles.
Reinventar ese vestigio que no sabíamos que existía.

tener la repentina sensación de encontrar, nosotros que no sabíamos que se había perdido, ni lo que se había perdido.

Inscribir en nuestra memoria el recuerdo de lo que nunca hemos conocido.
Inscribir lo perdido en una historia.
En un “érase una vez”... donde vuelve a su lugar, finalmente, por primera vez.

En nosotros Pero a veces, raramente, también ha sucedido, que algunos de estos fragmentos de mundos desaparecidos, logramos no sólo inscribirlos en nosotros, sino hacer que realmente renacieran – devolverles la vida.

Te puede interesar

Te puede interesar